De copas con Wolfram Alpha

Hace un tiempo escribí un artículo sobre el procesamiento del lenguaje natural en el que hacía mención a algunos motores de búsqueda que habían dado pasos importantes en este sentido. Todo aquello venía como consecuencia del anuncio del lanzamiento de Wolfram Alpha, un buscador que prometía un salto cualitativo en la forma de buscar información en Internet.

Lo cierto es que creo que ni ellos explicaron muy bien lo que habían hecho ni yo entendí bien lo poco que habían explicado, lo cual no impide que el resultado siga siendo absolutamente espectacular. Más que un sistema experto en el manejo del lenguaje natural y la recuperación de información, como parecía sugerirse en un principio, han desarrollado una herramienta que permite obtener información de una base de conocimiento de forma similar a como se hace en un buscador tradicional. La diferencia es que el resultado a una consulta no son las páginas en las que se puede obtener la respuesta, sino la respuesta en sí, y que el conocimiento es introducido de forma controlada en el sistema –es decir, no se obtiene automáticamente rastreando documentos en Internet–.

Para ver un poco las posibilidades del invento el otro día estuve haciendo algunas pruebas, y lo cierto es que estoy impresionado. No voy a extenderme mucho porque hay ejemplos para aburrir, pero por dar una idea, podemos preguntarle por el “ahora” y nos devolverá la fecha y la hora actual, las horas del amanecer y el anochecer y hasta un reloj (los enlaces de las imágenes abren la búsqueda correspondiente):

Más cosas. Viniendo de la gente de Wolfram, no podían fallar las matemáticas. Por poner sólo un ejemplo entre miles, puede resolver integrales indefinidas:

Además de en matemáticas, física, ingeniería y demás familia, es bastante potente en cuanto a geografía. Así, es posible buscar información sobre ciudades o países, o por ejemplo, obtener los terremotos cerca de una zona para una fecha determinada:

También ofrece datos climáticos pasados y la previsión meteorológica para los próximos días:

Otra de las operaciones que permite es la de comparar conceptos. Por ejemplo, tres idiomas:

Y también resuelve consultas menos… convencionales: ¿he bebido demasiado como para conducir? Si te sorprendes a ti mismo preguntando a un ordenador, la respuesta probablemente sea afirmativa.

¿Conclusiones? Pues como todo tendrá sus carencias, pero la idea y el resultado son excepcionales. La forma de recuperar la información es muy sencilla y rápida, y los resultados son muy completos, especialmente los relativos a ciencias e ingeniería –supongo que son las áreas que más se prestan a este tipo de herramientas– así que creo que nos vamos a llevar muy bien :-)

Quizá lo único que me plantea dudas es si será necesaria demasiada intervención humana para mantener o actualizar el conocimiento del sistema, porque por ejemplo, hay áreas sin desarrollar todavía… quizá esto pueda suponer un problema a la larga. Sea lo que sea, el tiempo lo dirá. Porque se lo he preguntado a Wolfram Alpha y él tampoco lo sabe.

2 comentarios

Escribe tu comentario

Comment