Cómo la vida imita al ajedrez

Llevo un tiempo leyendo el último libro de Garry Kasparov, titulado Cómo la vida imita al ajedrez, que comentaré algo más despacio próximamente. De momento, aparte de la frase que publiqué el otro día, hay un párrafo que me parece extraordinariamente friki. Pertenece al capítulo 13, donde valora cómo funciona la agresividad como estrategia en el ajedrez y en la vida (Kasparov fue célebre por la dureza de su juego).

[…] El torneo se celebró en Malta y en el viaje de vuelta, con las dos medallas de oro que conseguimos tras batirnos duramente con los húngaros, nos quedamos dos días en Roma. La media de edad de mi equipo doblaba la mía, y teníamos en mente planes muy distintos para aquellos días libres. Los demás aprovecharon la oportunidad para hacer un poco de turismo, incluida una visita al Vaticano. Yo fui a ver El Imperio Contraataca, que no podía ver en Rusia. Desconozco el alcance de la orientación espiritual que recibieron mis compañeros en el Vaticano, mientras yo veía a Yoda entrenar a Luke Skywalker para “la ira, el miedo, la agresividad; ellos son el lado oscuro de la Fuerza”. Para ser sincero, a los diecisiete años me sentía muy identificado con la impaciencia de Luke frente a una perspectiva tan pasiva. ¿No debía ir en busca de Darth Vader y proteger a sus amigos?

En general, el libro está lleno de reflexiones muy valiosas sobre la vida y el ajedrez, y en parte gracias a él he recuperado interés por el juego. Durante muchos años el ajedrez fue prácticamente el centro de mi vida, y supongo que esa pasión todavía permanece grabada en mi… Nunca leí demasiada teoría sobre el juego, pero algunos de los comentarios de Kasparov me han permitido detectar inconsistencias en mi esquema táctico y me ha animado a volver a estudiar (con el objetivo último de machacar al programa de ajedrez del mac, que sigue dándome más dificultades de las que estoy dispuesto a tolerar…)

Así que supongo que una vez más el ajedrez volverá al blog. Esta vez trataré de incluir alguna partida y no perderme únicamente con desvaríos teóricos. De momento ya tengo alguna idea, sólo me falta tiempo para escribir…

Y los que no sepáis jugar, ¿a qué estáis esperando?

7 comentarios

  1. Hola Pau…

    La verdad es que hace mucho tiempo tuve también mucho interés por el ajedrez, llegué a leer algunos libros pero creo que no llegué a aprender… Así que hoy por hoy considero esta una tarea pendiente en mi vida. Podrías darme algún consejo sobre como empezar? Algún libro? Algún rival informático sencillo? Cuál es una buena forma?

    Saludos!

  2. yo he estudiado teoria de aperturas y me defiendo bastante bien, tengo 2000 de elo aproximadamente,
    y me alegra q el ajedrez vuelva a tu blog, lo seguire con atencion, efectivamente kasparov era muy agresivo, aunque hay dudas sobre por ejemplo su encuentro con deep blue
    un saludo

  3. Gracias y perdón por tardar tanto en contestar. Es un honor tener a alguien con tanto nivel leyéndome, tendré que andarme con más cuidado :-P

    David: los libros con los que aprendí yo supongo que hace tiempo que se quedaron obsoletos, y no recuerdo ningún título. De todas formas a ver si logro escribir algún articulito para los que queráis iniciaros (o reiniciaros, en tu caso :-P). ¿No has probado el chess del Mac OS? Se le puede ajustar el nivel hasta convertirlo en un rival bastante asequible…

    Y en efecto, lo de Deep Blue nunca estuvo demasiado claro :-)

    Gracias a los dos de nuevo

  4. Vale, Deep Blue jugará de puta madre… pero… ¿a que no te da la mano cuando acaba la partida? ¿o te dice: bien jugao machote? y… ¿ a que tampoco se invita a unas cañas después de jugar?

    Y ahora fuera de coñas, demosle a este tema la seriedad que se merece. A mi siempre me ha fascinado el ajedrez, pero soy demasiado impaciente como para jugar y disfrutar de ello, aunque siento admiración por los que son capaces de analizar cada jugada y calcular con precisión cada movimiento. Sé que parece una tontería, pero con unas reglas tan sencillas, la mecánica del juego puede volverse infinitamente compleja.

  5. Aparte del ajedrez, la gente que quiera entretenerse con un juego muy serio pude sumergirse en el mundo del Go, que según parece es tan inabarcable como el ajedrez, y lo bueno que tiene es que el ordenador nada puede hacer en él, ya que las posibilidades por jugadas son muchísimo más altas que en el ajedrez. Lamentablemente para muchos profesionales del ajedrez, éste se volvió demasiado científico y el estudio de las aperturas hoy en día no puede llevarse adelante seriamente sin pedir la ayuda del “Fritz”. Un saludo, Javier.

  6. Me encanta el comentario de Chamán, me he partido de risa :D
    A mí me enseñaron de pequeña y de siempre he jugado por intuición,conociendo las reglas básicas y poco más; cuando mi hermano me habló del “mate del pastor” mi cara fue O_ô No me ha ido mal, siempre que juegue con alguien cuya edad física y mental no supere los diez-doce años XD

  7. Buenas noches a todos. Estoy por el segundo capítulo del libro de Kasparov, dentro de mi proceso de aprendizaje de este juego?, ciencia?, deporte?, arte?… cuantos sinónimos y todos positivos de la palabra AJEDREZ, verdad?. No había jugado al ajedrez en mi vida y gracias a mi hijo Mario empezé a bucear en él, tras conocer las muchas virtudes para la vida en general que tiene el aprendizaje de este juego. Comencé por un libro general, de esto hace 6 meses, y ahora estoy tratando de aprender algo de aperturas y jugando en portales de internet, y este jueguecito me tiene enganchado. La satisfacción que da, no solo ganar, sino el hecho de confeccionar una buena jugada, es enorme. Por cierto, mi hijo Mario tiene 3 años. Espero que dentro de dos o tres pueda enseñarle algo y él tenga interés, y podamos compartir momentos bonitos frente al tablero.

Escribe tu comentario

Comment