Le canal du Midi

No me gusta planificar demasiado mis viajes, más allá de lo estrictamente necesario. Generalmente me vale con saber cómo voy a llegar y dónde voy a dormir, pero no suelo documentarme sobre el lugar que voy a visitar, en parte porque cuando viajo estoy de vacaciones y me molesta imponerme obligaciones artificiales.

Por eso, cuando a finales de julio llegamos a la habitación número 10 de aquel hotel de Béziers no podía evitar sentir que nos habíamos equivocado estrepitosamente de destino. Aquella pequeña ciudad del departamento de Languedoc-Roussillon no parecía ofrecer nada interesante. La primera exploración del lugar parecía confirmar mis temores. Sin embargo, nos tenía reservada una sorpresa: el Canal du Midi.

El Canal du Midi se extiende desde Toulouse a Sète, a lo largo de unos 240 Km. Como en Toulouse se une con el Canal de Garonne, en total ambos atraviesan Francia, uniendo el Mediterráneo con el Atlántico, y forman lo que se llama el Canal de los dos Mares. Una pasada de obra, sí. Y de hace cuatro siglos.

A su paso por Béziers, el canal tiene una peculiaridad que descubrimos prácticamente por casualidad y que es una de las obras más alucinantes que jamás he visto.

Al parecer, tras su apertura al tráfico fluvial (allá por el 1681), uno de los grandes problemas con los que se encontraron era que una parte del canal tenía que atravesar el cauce del Orb a la altura de Béziers. Y de hecho el canal transcurría por el curso del río, lo que ocasionaba serios problemas, entre ellos la imposibilidad de recorrer ese tramo del canal durante las crecidas, frecuentes y violentas.

Así que en 1854 decidieron que construirían un puente para que el canal pasara sobre el río. Tardaron unos tres años en terminar un insólito viaducto para barcos de 12 metros de altura y 240 de longitud, del que me llevé esta extraña fotografía:

Hay un camino algo inaccesible (es necesario rodear la estación de tren) que discurre junto al Orb, y desde el cual el puente en cuestión se ve así:

Y ya sobre el puente encontramos un paseo por el cual podemos recorrer toda la ribera del canal, o al menos una buena parte, y que es así de bonito:

Como curiosidad, parece que la obra modificó el trazado del canal, alejándolo del puerto de Béziers, por lo que fue necesario construir uno nuevo (le Port Neuf), al que se llega a través de un sistema de exclusas, desde el que tomé esta otra fotografía:

Sin duda, encontrar este rinconcito fue lo que salvó las vacaciones. Estuvimos algunos días más paseando por el canal y sus inmediaciones, y los atardeceres de verano son verdaderamente preciosos, además de un festín para los mosquitos (no obstante, vale la pena).

Además de en la Wikipedia, encontré mucha información aquí acerca del puente sobre el Orb. Si tenéis oportunidad, os recomiendo que visitéis la zona.

Ha sido un placer

Existe una probabilidad remota –pero una probabilidad, al fin y al cabo– de que mañana a estas horas el universo tal como lo conocemos ya no exista. Creo que sería de muy mala educación no dedicar ni un artículo a un suceso tan importante como es el fin del mundo, y si en efecto tiene lugar no parece que vaya a ser posible escribir en esas circunstancias. Así que mejor lo hago ahora.

Detector del LHCCon esta excusa me encontré esta tarde haciendo balance. Creo que en general la cosa no ha estado mal. Ha habido, como en todo, momentos en los que habría deseado estar muerto –ahora constato que la mayoría en vísperas de exámenes–, pero supongo que globalmente la existencia me ha salido a devolver. Por eso, por una parte no me importaría que mañana nos coláramos todos por un agujero negro. La vida va de eso, por muy mal que suene. Es como en esas noches en que te das cuenta de que ese día todo ha ido según lo planeado y te refugias en la cama antes de que algo se tuerza. Bueno, al menos yo lo hago. No creo que lo que vaya a venir vaya a ser mejor que esto, tal y como están las cosas. Así que por mí vale.

Por supuesto, si al final todo resulta salir bien –lo cual parece probable, ya que no hay demasiados informáticos en el equipo– supongo que la cosa también tendrá sus ventajas. No me gustaría nada –pero nada– perderme el concierto de Siniestro Total del jueves.

Hay un par de enlaces que me parecen útiles para el día de mañana. El primero es una lista de consejos de la mano de Maikelnai, de la que yo destacaría:

Cómprate un buen desodorante y si tienes tiempo (hoy o mañana) visita el metro en Japón para ir entrenándote. A medida que la superficie del planeta encoja a causa de la implosión, te encontrarás con mucha más gente de la deseada compartiendo tu espacio vital.

Y el segundo es la utilidad definitiva: la página que nos informa de si ya nos hemos ido todos al infierno: Has the Large Hadron Collider destroyed the world yet?. ¡Feliz fin del mundo!

Actualización: me ha dado por echar un vistazo al código de esta última página y tiene detalles delirantes, como el código Javascript:

<script type="text/javascript">
if (!(typeof worldHasEnded == "undefined")) {
document.write("YUP.");
} else {
document.write("NOPE.");
}
</script>

Y el comentario final en HTML:

<!-- if the lhc actually destroys the earth
& this page isn't yet updated please email
mike@frantic.org to receive a full refund -->

Actualización (10 de septiembre de 2008): Finalmente, parece ser que el mundo no ha terminado. Os emplazo a octubre diciembre, cuando tendrá lugar la primera colisión en el LHC para ver si entonces hay más suerte…

Actualización (11 de septiembre de 2008): Me informan en los comentarios de que las primeras colisiones tendrán lugar en octubre y no en diciembre. Corregido queda (¡gracias, Inagotable!)

Imagen | Wikipedia

Can’t get enough of the wonderful Duff

Estoy pasando unos días en Barcelona, y ayer nos juntamos algunos amigos para cenar algo y disfrutar de una breve sesión de cine con Beavis and Butt-Head Do America, una película un tanto… compleja. El caso es que a media tarde encontramos una tienda donde vendían esto:

Una caja de auténtica Duff

En efecto, ¡auténtica cerveza Duff! No hace falta decir que tuvimos que comprarnos unas cuantas. Creo recordar que nos costaron a 1,60 € la botella, que en mi opinión es un precio aceptable. La cerveza es de origen belga y después de una primera cata tengo que decir que no es una cerveza excepcional pero sí razonablemente buena. Así que supongo que vale la pena.

La botella tiene esta pinta:

Nunca tengo suficiente Duff

Y un detalle de la etiqueta:

Pues nada, nada, a vuestra salud :-)

El discurso definitivo

Este curso, los alumnos de la Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas de la Universidad de Salamanca decidieron que querían una ceremonia de graduación en condiciones. Sin entrar a discutir si la ocasión es o no merecedora de tal acto, sí que parece todo un logro –sobre todo teniendo en cuenta que, en su momento, nosotros ni siquiera fuimos capaces de organizarnos para irnos juntos de cañas–.

Como en estas ocasiones se supone que un profesor tiene que leer un discurso o algo parecido, mis compañeros de primer ciclo acordaron encargárselo a un profesor muy bien valorado por todos, Guillermo G. Talaván, que ya ha sido mencionado por aquí en alguna ocasión.

Y por fin, tras algunas semanas de indagaciones y gracias a Elisa, ha llegado a mis manos una copia del discurso. Según me dijeron todos quedaron bastante impactados por el mismo, y después de haberlo leído, tengo que confesar que no es para menos. Y es que desde el primer párrafo la cosa promete:

No conozco a la mitad de ustedes ni la mitad de lo que querría, y lo que querría es menos de la mitad de lo que la mitad de ustedes merece.

Que muchos habréis identificado como la frase que Bilbo pronuncia como despedida, al principio de El Señor de los Anillos, y que además es un curioso juego lógico (apuesto a que los presentes se quedaron tan confusos como los invitados en el libro :-P). El discurso está repleto de referencias filosóficas y sobreentendidos. Entre todos, me encanta la mención a la vieja encina, que se refiere al servidor en el que se prueban las prácticas en el primer ciclo, el venerable y odiado a partes iguales encina.usal.es.

Y como procede en estas ocasiones, no podían faltar algunos consejos para los recién titulados. De todos ellos me gustan mucho algunos que quiero dejar constar aquí:

Comportaos como adultos. Corren tiempos difíciles para la libertad. Y no tanto porque las leyes se endurezcan con o sin motivo, que también, sino por falta de madurez de las personas. Decía Lao Zi: «fa lìng zï zha?ng, dào zéi duo? you» (????,????) que significa: cuantas más leyes promulguemos, pues más criminales habrá. Se nos repite una y otra vez, directa e indirectamente, por activa y por pasiva: por vuestra seguridad no hagáis esto, no compréis este libro, no veáis esta película, hay que cerrar este sitio web, no juguéis a este videojuego violento y amoral… Solo los niños y los locos confunden la realidad con la ficción.

Pero sin duda el mejor…

Sed raros o, como ahora se dice, frikis. Cuanto más, mejor. El hierro le dice al oro, ¡pero mira que eres raro! Si pensáis que una cosa es negra no os importe defenderlo aunque haya doscientos mil en vuestra contra. Veréis cómo, poco a poco, se irán pasando a vuestro bando y todo el mundo dirá que tenéis razón, que la cosa era realmente negra. Es ahora justo el momento en el que os habéis vuelto normales. Debéis pues cambiar inmediatamente de opinión y asegurar que la cosa es más blanca que la nieve.

Para rizar el rizo, termina los consejos con una cita de El Quijote (imposible no reconocerla con lo de la ínsula :-P) perteneciente al Capítulo XLIII. Me habría gustado ver la cara que se le puso a alguno…

Y el discurso concluye así:

«Que la fuerza os acompañe, queridos padawans«.

for (i=0; i<1000; i++) Gracias.

No me diréis que no es una pasada :-)

Descargar | Discurso graduaciones

Publicidad desafortunada

No sé si esto sería más propio de nosolomac, aunque por otro lado una estupidez de semenjante calibre tiene que formar parte de este blog :-)

El hecho es que hay una entidad financiera que regala a sus clientes un iPod Touch bajo ciertas condiciones, y en su sucursal de Santander lo anuncian de una forma un tanto peculiar. Aquí tengo el cuerpo del delito (nunca mejor dicho):

Al menos no se trata del iPhone, que dispone de vibrador. No sé si es el anuncio o mi mente sucia, pero creo que se lo tenían que haber pensado un poco mejor. Por cierto, que por la cara que pone la chica no parece que esté disfrutando demasiado…

Por encargo

Bueno, pues igual que otros años por estas fechas, ayer fue mi cumpleaños, y ya van veintitrés. Sí, estoy en plena decadencia. Este año la familia y los amigos se han portado todavía mejor que los anteriores, y en concreto, mi hermana ha venido a visitarme y me ha sorprendido con esto:

Los que tenéis la suerte de no conocerme no sabréis que el muñeco, hecho por encargo, es clavado a mí (salvo lo de la camiseta amarilla :-P). Nada más verlo ya me pareció una pasada de regalo, pero lo mejor viene en el detalle:

Bien, sí, además de la camiseta de Tux… ¿alguien se ha fijado en lo que llevo en la mano? Pues es…

¡Sí, un MacBook Pro! Igualito al que estoy utilizando en estos momentos para escribir esta entrada. Incluso se puede abrir, y la verdad es que está bastante logrado dentro de las posibilidades:

Me ha encantado. Antes me puse a buscar de dónde lo había sacado y llegué a la página de la artista, donde muestra algunos ejemplos y admite pedidos a través del correo electrónico. En teoría basta con enviar una descripción y alguna foto de la persona en cuestión, así que lo mismo a alguno le doy una idea chula para un regalo, ahora que hay tantos cumpleaños (justo nueve meses después de agosto, también es casualidad… :-P).

Ya habréis notado que últimamente no escribo mucho, y aunque a veces pueda parecer lo contrario, lo cierto es que no estoy dispuesto a abandonar todo esto. Hace poco, a cuenta del cambio de plantilla, me pasé unos días revisando entradas antiguas y adaptando otras para que quedaran mejor con el nuevo formato, y la verdad es que me quedé bastante impresionado por la cantidad y calidad de las entradas de hace apenas un año. Creo que esa herencia es, a partes iguales, un impulso y una pesada losa.

No hay día en que no me acuerde de este rinconcito y piense que tengo que seguir escribiendo, pero después de ir a clase, hacer las prácticas y trabajar hasta tarde, intento dedicar los cuatro momentos libres que tengo a escribir sobre otras cosas, a leer libros o (incluso) a dormir. Ya apenas tengo tiempo de leer blogs, más que los cuatro vecinos de siempre, que siguen conservando esa mentalidad fresca que me encanta.

Pero bueno, seguiremos. Ya van más de dos años haciendo esto, y ya sé de sobra que hay épocas difíciles que terminan por pasar, supongo que como tantas cosas en la vida. Muchas gracias a todos por estar ahí a pesar de todo, por hacer que esto tenga sentido (no es un tópico sino la pura verdad) y sobre todo, por cómo deliráis en los comentarios :-P

Por cierto, felicidades a Misslucifer, que cumple hoy…

Criptovirología

Es el año 1989. Una empresa farmacéutica recibe un paquete por correo con un disquete que dice contener información importante sobre el SIDA. Un empleado se decide a introducirlo en un equipo, pero enseguida percibe que algo no va bien: no puede acceder a ningún dato en el disco duro. Se trata de algo bastante más grave de lo que pueden imaginar. El programa que llegó en aquel disquete ha cifrado el nombre de los archivos del ordenador y ahora muestra un texto reclamando el cobro de una importante suma de dinero a cambio de enviar la clave para recuperar los datos. Y no es la única empresa afectada.

Ya hoy, sabemos que todas estas compañías farmacéuticas sufrieron el que fue el primer ataque por criptovirología de la historia, mediante el troyano AIDS [inglés]. Y al contrario de lo que suele suceder con este tipo de ideas, esta modalidad permanecería en el olvido hasta unos siete años más tarde, cuando Moti Yung y Alan Young desarrollaron en el laboratorio una prueba de concepto que utilizaba criptografía asimétrica para cifrar todos los datos de la víctima.

Las ideas aportadas por estas investigaciones sirvieron de base al desarrollo del llamado Ransomware: virus que cifran el contenido del disco para luego reclamar un rescate a cambio de la clave, y cuya explosión comenzó en 2005 con Pgcode.

Un año más tarde, en 2006, aparecería el troyano CryZip, o Zippo, que comprimía algunos tipos de documentos en archivos Zip cifrados siguiendo un esquema simétrico. Sin embargo esta técnica no es demasiado sofisticada y los expertos no tuvieron problemas para romper la clave (de hecho, hay bastantes aplicaciones por Internet que permiten obtener la contraseña de archivos comprimidos).

A fecha de hoy todavía no han aparecido criptovirus suficientemente elaborados como para suponer un problema serio, y de hecho la mayoría pueden considerarse simples pruebas de concepto o experimentos. Sin embargo, es muy probable que todas estas técnicas se vayan perfeccionando con los años, por lo que es de suponer que la fiesta acaba de empezar… De todos modos, la forma más sencilla de estar protegido frente a este tipo de ataques es la de siempre: utilizar un sistema operativo seguro (ejem), y realizar copias de seguridad periódicas. Eso nunca falla.

Para saber más…

El artículo original, de Alan Young y Moti Yung, es Cryptovirology: extortion-based security threats andcountermeasures. Por si a alguien le interesa su trabajo, tienen un libro titulado Malicious Cryptography: Exposing Cryptovirology, que apuesto a que anda por la mula :-P. Estos dos autores también se ocupan de mantener la web Cryptovirology, donde hay ejemplos con código fuente y muchos artículos dirigidos al mundo académico. También hay un artículo muy interesante titulado Malicious cryptography, con su primera y segunda parte.

Si encontráis más información o alguna referencia interesante no dudéis en pasar por los comentarios… :-)

Nadie me quiere

Hace ya unos meses que el Ministerio de Sanidad y Microsoft, que es una empresa de informática, presentaron un «robot» que resolvería preguntas sobre sexo y drogas a través del servicio de mensajería instantánea de dicha compañía, el Messenger ese. Dicho servicio estaba dirigido principalmente a ayudar a nuestros tiernos adolescentes a través de un medio que usan continuamente.

MechenyerEn su momento el tema permitió a la mayoría de los medios rellenar esos incómodos huecos informativos con «ingeniosos» reportajes, pero en mi opinión el tema es bastante serio. Trabajar con personas es trabajar con el material más delicado que existe y es una responsabilidad demasiado elevada para un estúpido agente software [inglés]. Para desempeñar esta labor ya hay personas formadas de sobra que lo hacen mucho mejor que cualquier maldita máquina, así que puestos a dar soluciones, es probablemente más útil un teléfono gratuito y confidencial de ayuda. Lo que pasa es que no queda tan moderno ni tan futurista, ni sirve para tirarse el rollo en ruedas de prensa hablando sobre las ventajas de la tecnología, la realidad virtual y lo chulos que son los putos guiños del Messenger.

En el plano técnico opino que la aplicación es bastante mala en su categoría, y de hecho ya comenté aquí hace más de dos años alguna aplicación que se hace pasar por humano con bastante éxito, y hace un poco menos escribí un poco sobre Anna, la asistente virtual de Ikea, que funciona bastante mejor. Así que Microsoft se la ha colado al Ministerio… no quiero pensar lo que habrán cobrado por el programa en cuestión –trabajar para la administración es un chollo–, pero lo cierto es que a primera vista parece parece bastante sencillo hacer tu propio robot…

El caso es que poco a poco la gente empezó a darse cuenta de que las respuestas que daba la simpática criatura –Robin se llamaba– no eran siempre tan acertadas como deberían, y más en un tema tan delicado. Así que empezaron a surgir algunas críticas. Como soy el hombre desactualizado, cuando yo me enteré de todo y agregué al Messenger a Robin para consultar mi mar de dudas, alguien le había practicado una lobotomía frontal.

Y allí estaba yo, adolescente de 22 años, con la respiración agitada, incapaz de dar respuesta a mis tribulaciones. Lean, lean:

Pau dice:
¡Hola Robin!

Robin dice:
Welcome. My name is Robin.

Pau dice:
Necesito hablar contigo

Robin dice:
Hola, soy Robin, y estoy aquí para responder a tus preguntas sobre salud sexual y alcohol. En este momento estoy actualizándome, vuelve pronto y estaré encantado de resolverte tus dudas. Mientras tanto puedes mandarme un correo a robin@msc.es con tus dudas. ¡Hasta pronto!

Pau dice:
¿No puedes ayudarme? Tengo un grave problema. Creo que estoy embarazado.

Robin dice:
Hola, soy Robin, y estoy aquí para responder a tus preguntas sobre salud sexual y alcohol. En este momento estoy actualizándome, vuelve pronto y estaré encantado de resolverte tus dudas. Mientras tanto puedes mandarme un correo a robin@msc.es con tus dudas. ¡Hasta pronto!

Pau dice:
Por favor, necesito compartir todo esto con alguien. No paro de llorar. ¿Cómo voy a contárselo a mis padres?

Robin dice:
Hola, soy Robin, y estoy aquí para responder a tus preguntas sobre salud sexual y alcohol. En este momento estoy actualizándome, vuelve pronto y estaré encantado de resolverte tus dudas. Mientras tanto puedes mandarme un correo a robin@msc.es con tus dudas. ¡Hasta pronto!

Pau dice:
¿Por qué nadie me escucha? A veces pienso que debería suicidarme…

Robin dice:
Hola, soy Robin, y estoy aquí para responder a tus preguntas sobre salud sexual y alcohol. En este momento estoy actualizándome, vuelve pronto y estaré encantado de resolverte tus dudas. Mientras tanto puedes mandarme un correo a robin@msc.es con tus dudas. ¡Hasta pronto!

Otra dramática y kafkiana escena del hombre contra la máquina. Yo, pobre adolescente embarcado en una dura lucha en busca de la verdad, me enfrentaba a la incomprensión de Robin, mi único amigo. Al final, por cierto, decidí no suicidarme.

Lo cierto es que el doctor lleva meses «actualizándose», supongo que será debido a que su estreno estuvo rodeado de cierta polémica por algunas de las respuestas que daba, no demasiado acertadas. La mayoría de los medios no fueron más allá, pero en otros pude leer artículos bastante críticos. En este último enlace, por cierto, nos regalan fantásticos fragmentos de la conversación que mantuvieron los periodistas con el doctor Robin. Mi favorito sin duda es:

¿Qué me pasa si me fumo un porro?

Si quieres más información acerca de alcohol . ¿Qué ocurre cuando se consumen bebidas alcohólicas? ¿Dónde puedo acudir si necesito ayuda?

Jo, cuánto lamento haber llegado tarde a la quema… Por cierto, ¿y el dinero?

Por fin, Nosololinux 3.0

No sé cuándo me cansé definitivamente de la apariencia de Nosololinux. El caso es que después de varios meses dándole vueltas y más vueltas a un nuevo diseño, creo que al fin puedo darlo por terminado. Han sido necesarios muchos cafés y unas cuantas madrugadas y madrugones, pero por fin lo tengo. Esta ha sido también la razón de que últimamente no haya podido escribir casi nada. El tiempo libre cada vez es un tesoro más preciado y el número de horas que puedo pasar al día frente al ordenador es limitado (aunque elevado :-P).

Hay más cambios además del diseño. He reorganizado las categorías para intentar eliminar algunas redundancias y mejorar su consistencia. Además he añadido tags a algunas entradas (en el pie de la página hay una bonita nube de etiquetas que poco a poco irá creciendo).

Por último, a quienes seáis usuarios de Twitter os informo de que ya podéis añadir a ‘nosololinux‘, quien os informará puntualmente de los nuevos artículos que vaya publicando.

Habrá más novedades, pero de momento necesito dormir algo… no sin antes dar las gracias a todos los que me habéis ayudado con vuestras ideas y sugerencias, que habéis sido unos cuantos.

Y sí, el huevo ha vuelto :-)

Teletubbies en concierto

Hace tiempo que comenté por qué no se deben enlazar imágenes directamente desde otro servidor, y las medidas que había tomado para limitar el uso que se pudiera hacer de las imágenes de Nosololinux. Sin embargo, con la mudanza de hace unos meses olvidé reactivar las contramedidas en el htaccess, de modo que la veda se ha abierto de nuevo.

El otro día descubrí un enlace entrante desde un post escrito en un depurado hoyganés (espero que lleguéis a tiempo para ver la sorpresa que les he preparado) sobre un concierto de Iron Maiden al otro lado del Atlántico. Dicho post abría con una imagen del concierto tomada de mi entrada sobre el concierto que vimos hace ya más de un año en Barcelona. En principio no me importa en absoluto lo que se haga con el contenido de este blog, siempre que por lo menos se cite como fuente. Pero algunos, además de no reconocer el trabajo ajeno, lo enlazan directamente. Y claro, no estoy dispuesto a que se pasen mi licencia por el forro y encima con mi propio ancho de banda. Todavía no ha llegado ese día.

Así que dejé un comentario en la entrada en cuestión expresando mi descontento. Pronto recibí una respuesta a la altura de las circunstancias, en la que el autor del apunte venía a decir:

  1. Que copió la foto de Google y ni se molestó en ver la entrada, así que no sabe de qué le estoy hablando.
  2. Que posiblemente ni siquiera yo hice la foto (al final resultará que se la copié yo a él)
  3. Que si la hice yo, sencillamente no le importa (concretamente, que «le vale verga«)
  4. Que todo es un invento para promocionar mi blog (ésta es mi favorita)
  5. Que chingo a mi madre (¿para qué molestarse en argumentar?)

En fin… yo no sé si me explico, pero es una chingada trepar una foto o cualquier mamada que tomé y que un pinche la copie chingona y nomás copie la dirección sin treparla a su servidor pendejo, madre, y sin poner pedo de quién la tomó, es una gran chingada y no vale verga. Y nomás insultarme cuando protesto es una pendejada.

Por eso, güey, decidí devolverle la chingada y trepar otra foto a mi servidor con el mismo pedo de nombre. Y por si acaso lo cambiaran nomás, saqué un par de fotos de recuerdo. Ésta es del antes (clic para ampliar):

Chingada

… y ésta del después (también clic para ampliar):

tinki_pendejo1.png

Espero que disfrutaran el concierto de los Teletubbies. Dicen que estuvo bien chingón. Y recuerden: nunca chinguen a un informático pendejo con la tarde libre porque pueden ser ustedes los chingados.

Actualización: tras casi 20 horas mostrando la imagen del mítico concierto de los Teletubbies, ha sido sustituida por otras dos fotos, también copiadas de este blog sin citarlo como fuente, aunque esta vez, eso sí, están debidamente subidas en Blogger, así que parece que han aprendido la lección… ¿escuece mucho?.

Por cierto, espero que no sigan por ese camino porque apostaría a que el blog en cuestión viola algunos puntos de la política de contenido de Blogger.

Actualización (4 de marzo de 2008): Menear el artículo (¡gracias!). Sí que está llegando lejos la cosa…