Injiniero con onores

Hace ya más de tres años publiqué que había entregado mi proyecto de fin de carrera de la ingeniería técnica en informática de sistemas. Titulé a esa entrada “Injiero tezniko”, no sé por qué. Así que la de hoy es un homenaje a aquella.

A principios de octubre defendí mi proyecto de fin de carrera de la ingeniería superior en informática. Y parece que al tribunal le gustó bastante, porque me pusieron una matrícula de honor. Realmente me alegro de que fuera así, porque este último año ha sido absolutamente infernal, así que al menos me siento recompensado :-). En su momento informé por Twitter, pero con tantas cosas creo que me olvidé completamente de este, mi querido y venerable blog.

El caso es que ya he acabado. Soy ingeniero en informática y creo que de momento no tengo más ganas de seguir estudiando, así que va ser por una buena temporada. La planta que tenía en la ventana y que estuvo a punto de secarse ha revivido. Espero que este blog lo haga pronto.

Aunque creo que se me ha vuelto a olvidar cómo se escribe para los humanos.

Abrazos a quienes sigan ahí.